YO EXIJO EL 4% POR LA EDUCACION

“De oído oiréis, y no entenderéis; y viendo veréis, y no percibiréis. Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, y con los oídos oyen pesadamente, y han cerrado sus ojos; para que no vean con los ojos, y oigan con los oídos, y con el corazón entiendan…”

Mateo 13:14-15

En el día de hoy todo el pueblo dominicano se ha unido en la causa más noble y digna que puede perseguir un ser humano, luego de la preservación de la vida y la libertad, que es la causa de la educación; y aunque es lamentable que la defensa de un derecho fundamental, amparado en la Constitución política y las leyes de la República, tenga que hacerse contra las demostradas ceguera y sordera de las autoridades elegidas, no menos cierto es que alegra ver que en el fondo el pueblo sigue valorando la educación como la mejor de las salidas de la miseria y sobre todo que sigue apostando al futuro, a pesar de las adversidades.

La manifestación pacífica que, a nivel Nacional, ha realizado la ciudadanía en reclamo de la asignación del 4% del PBI prescrito por la ley 66-97 (Sobre Educación) debe ser entendida por las autoridades como un punto de partida en la lucha por la dignidad humana, así como el reclamo de un pueblo para que se emprendan todas las transformaciones que el sector requiere a fin de acabar de una vez por todas con la descomposición que afecta el país, producto de la falta de educación que ha generado vicios y distorsiones en la naturaleza del dominicano. El triunfo de esta causa es un grito del pueblo para que le sean reivindicadas sus esperanzas en el futuro.

Sabemos que la asignación del 4% no es la solución a los graves y complicados problemas de la educación en la República Dominicana, pero el gobierno debe entender que eso es lo mínimo ordenado por la ley (la cual debe ser cumplida por todos los dominicanos y dominicanas), además de la realidad de que sin una cantidad apropiada de recursos económicos nunca será posible hacer las inversiones requeridas para completar cualquier objetivo de desarrollo que se propongan emprender en el sector.

Hoy es uno de esos días en que siento la certeza de que mañana me seguiré sintiendo orgulloso de compartir la nacionalidad con tantos dominicanos que cívicamente, demostramos al gobierno, a la clase política y al mundo que sí creemos en la educación, contrario a lo que muchos pudieran opinar, y que estamos dispuestos a gritar y patalear pacíficamente hasta ser vistos y escuchados. Que entendemos que cuando el Maestro nos enseñó que la verdad nos haría libres, el camino más corto a esa libertad lo constituye la educación.

Después de la demostración cívica de hoy solo nos resta decir que al que quiera oír que oiga y al que quiera ver que vea, porque nuestros corazones se han engrosado a la estatura de los gigantes y esta causa solo tiene un final: Presidente honre las necesidades de su pueblo y las leyes que lo rigen, asigne el 4% a educación que nuestro futuro lo reclama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: