FELICIDADES EN SAN VALENTIN (Ramón A. Lantigua)

“Decir amigo, se me figura que decir amigo es decir ternura.

Dios y mi canto saben a quien nombro tanto.”

Joan Manuel Serrat

Este 14 de febrero, como cada año, en las sociedades occidentales celebramos el día de San Valentín, fecha en la cual en muchos países la costumbre es festejar el amor sentimental y en otros (como es el caso de Estados Unidos) se celebran el amor y la amistad; sin embargo esta festividad nos encuentra asistiendo a una época de crisis de las relaciones interpersonales, donde poco a poco hemos ido sustituyendo el contacto personal, por la interacción en las redes sociales; y más importante aún, donde se han confundido de forma peligrosa los conceptos de valor y precio, hasta llegar a entender (erróneamente) una cosa como sinónimo de la otra.

Los inicios de la celebración del día de San Valentín, así como sus motivaciones iniciales son objeto de diversas hipótesis, que van desde las celebraciones de los griegos al dios Eros, hasta traernos a lo que es hoy una actividad puramente comercial, para fomentar la compra en grandes centros comerciales de casi todas las ciudades occidentales, dejando de lado el sentido más sano de lo que debe ser una celebración como ésta.

Personalmente no pienso que hayan formas suficientes para manifestar y celebrar la sincera amistad, ni el amor verdadero, sin embargo entiendo que estas fechas son oportunidades para rendir culto a unos valores que hoy día hasta parecen avergonzar a muchos, que se encuentran renuentes a manifestar aprecio por un ser especial, por entender que eso es poco “cool.”

Pienso que aun por encima del mercantilismo que rodea ésta y otras fechas de celebraciones que deben ser importantes en su significado, no por el precio de los regalos, sino más bien por la salud, satisfacción y años que suma el saberse estimado por sus amistades, respetado por sus semejantes y amado por su pareja.

Por eso siento que hoy estamos ante una oportunidad de rescatar los valores más importantes en los que se fundamenta nuestra vida civilizada y en vez de denegar de la actividad por lo que la han convertido los interesados del mundo, recomiendo autoanalizarnos, verificar si hemos sido solidarios, considerados, cariñosos; si hemos dado suficientes abrazos y besos; si hemos agradecido lo suficiente a quienes nos han dado su apoyo y compañía, si hemos sido respetuosos con nuestros semejantes, y entonces, sacar un par de minutos para hacer una llamada telefónica o hacer una visita y compartir todo eso que tenemos guardado y que si no lo damos lo perderemos para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: