“EL MILAGRO DEL AMOR”

“La mano de esta mujer cura todas las llagas
secretas de todas las familias.”
Honore de Balzac –Eugenia Grandet-

En la mañana de hoy, mientras conducía hacia el trabajo, empezó a sonar en la radio la canción “El Milagro del Amor,” interpretada impecablemente por la orquesta del maestro Tito Rodríguez, que no pude resistir tomar el teléfono celular y enviarle un texto a mi esposa, recordándole lo mucho que la quiero, después de ver pasar juntos estos ocho años de matrimonio. En esa oportunidad la primera canción que bailamos ya en calidad de esposos, abriendo la increíble fiesta que se armó después, fueron precisamente esas significativas letras.

Me permito comentar un tema tan personal en un día como hoy porque al volver a escuchar esa canción tan significativa para mí matrimonio, me puse a pensar en lo difícil que resulta mantener firme esa institución en las condiciones socio-económicas actuales. Sólo en la República Dominicana en el año 2008 fue realizado un estudio que da cuentas de que del total de matrimonios efectuados, el 45 por ciento de las parejas se divorciaba en un año y transcurridos los cinco años, ya se habrían divorciado entre el 50 y el 55 por ciento de los que en un momento fueron “felices casados,” lo cual representa números alarmantes, si se toma en consideración que la familia es la institución fundamental de la sociedad.

Lo cierto es que mantener una relación sentimental es un trabajo de equipo complicadísimo, ante el cual no se puede tomar descanso; es difícil lidiar con los hijos, intereses profesionales, sociales y presiones económicas, en estos días que nos parecen cada vez más cortos, para acometer tantas responsabilidades. Mi esposa y yo en modo alguno somos la pareja perfecta y en once años de relación y ocho de matrimonio, ciertamente hemos enfrentado muchos cambios, soledades, dificultades, decepciones y otros retos; sin embargo siempre mantenemos el compromiso y tratamos de nunca olvidar que tomamos una decisión consciente de estar “juntos hasta que la muerte nos separe” y en consecuencia, siempre interponemos el amor a cualquier dificultad.

Por eso en este día, como hace ya casi nueve años y como cada día de la vida, me permito repetirle a mi esposa que “nosotros somos el milagro del amor, que ha de vivir eternamente entre los dos y el manantial de la ilusión del que bebemos solamente tú y yo,” con la inmensa esperanza de que las buenas vibraciones llenen el mundo y todas las parejas, no importa por los problemas personales que estén pasando, encuentren la manera de mantenerse unidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: