Del Divorcio entre la Ética y la Política ~ Catherine Soto, MS/AJS

“En términos legales, un hombre es culpable cuando viola los derechos de otros. En ética, lo es sólo con que piense hacerlo.” Immanuel Kant

Para los países de América Latina la ética y la política han probado ser ciencias amargamente distanciadas. Observamos a diario incontables ejemplos de cómo los políticos hacen norma el enrumbarse en contra de la legalidad y la moral a los fines de satisfacer sus necesidades de grupo y, avanzar del pensamiento al hecho para violar derechos humanos tan indispensables como la vida, la educación, o la alimentación.

Tanto se ha impuesto el interés individual que se han borrado los límites entre el bien y el mal, entre lo ilegal y lo legal, entre el conocimiento de aquellos que aplican el derecho y la ignorancia de los que lo desobedecen. Ya no se ponderan las normas para diferenciar entre la decencia y la inmoralidad, entre un profesional consiente de su rol social y el ciudadano común que necesita la visión del experto.

Los servidores públicos hacen caso omiso a la voz de aquellos de quiénes recibieron un mandato de representación e impunemente se dedican a representar sus propios intereses. Pero, más triste aún es aceptar que la ciudanía carece del entendimiento para sopesar la legitimidad en las acciones tendientes a imponer que un mandato incumplido deba y pueda ser revocado.

Ambos, gobierno y oposición en la República Dominicana, han violado la ética y el derecho tras su consistente falta de respeto hacía la constitución y las autoridades judiciales. Consecuentemente y a los fines de llamar a reflexión debo admitir que bajo mi punto de vista, la realidad es que la República Dominicana se encuentra a las puertas de un proceso electoral para el cual no hay opciones.

Está en las manos de los ciudadanos de buen corazón en el mundo el denunciar y rechazar un ejercicio político tan alejado de la ética y la legalidad.

Una respuesta a Del Divorcio entre la Ética y la Política ~ Catherine Soto, MS/AJS

  1. Ramón dice:

    Estoy completamente de acuerdo con estos conceptos y en cuanto a la realidad electoral dominicana, entiendo que la única alternativa de la población es emitir su voto por un total desconocido, entre los que vayan sin alianza a fin de retar el sistema… O ejercer la abstención masiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: