DEJEMOS DE SER REHENES DE LOS COLEGIOS PRIVADOS

El 21 de diciembre del 1987 quien suscribe y un grupo de jóvenes, quienes en su inmensa mayoría son ciudadanos ejemplares, nos graduamos del Liceo Fabio Amable Mota de Santo Domingo Este. Recuerdo que durante nuestros años de estudio enfrentamos todo tipo de estrecheces, lo cual motivó la participación activa de los estudiantes en proyectos para dotar la escuela de zafacones que contribuyeron a la higiene de las instalaciones; libros y materiales gastables, para la biblioteca e incluso pintura y mano de obra, para mantener las estructuras físicas presentables.

Igualmente, hicimos colectas para hacer las copias de los exámenes; cartas a instituciones nacionales e internacionales, para recibir apoyo a nuestros proyectos; nos empoderamos para coordinar las celebraciones de las efemérides patrias, en ocasión de las cuales estudiantes, previamente seleccionados, presentaban sus ensayos escritos ante la comunidad educativa, los cuales exponían públicamente en el salón de actos de la institución; reparamos butacas y escritorios, e incluso manteníamos actualizados los murales informativos de la escuela.

Todas esas maravillas (y otras que ahora no llegan a mi memoria) fueron realizadas y coordinadas por grupos de jóvenes cuyas edades oscilaban entre los quince y dieciocho años, sin ninguna capacidad económica, con el mínimo de apoyo de la administración del centro de estudios y cuyos únicos recursos eran el inmenso deseo de ser elementos productivos y entes de progreso para sus comunidades, igual que seres humanos activos en su formación; todo lo cual es la parte más importante de todos nuestros recuerdos de juventud.

Hago la precedente introducción como forma de poner en contexto mí indignación con lo que sucede en la educación dominicana de hoy, donde las autoridades regatean los fondos a tan importante reglón, se hacen de la vista gorda con lo que sucede y producto de la decadencia de la educación pública, hasta los ciudadanos humildes son obligados a enviar a sus hijos a centros privados, donde resultan virtualmente asaltados, puesto que terminan pagando muy caro por un servicio igualmente deficiente, donde el único objetivo es producir riquezas y no formar ciudadanos de provecho para la sociedad.

Ejemplos de lo que expreso sobran, pero no puedo negar que me ha encolerizado de manera muy especial el haber visto la participación pública de la Asociación de Colegios Privados, en la persona de la señora Rosa Ariza, quien en tono iracundo, prepotente y desafiante, informó que los colegios del país no sólo aumentaran entre un diez y un treinta por ciento a su tarifa, sino que además lo harán a partir de su propias reglas (sin observar regulaciones al respecto) y que el Ministerio de Educación no puede imponerles reglas en ese sentido.

De la referida intervención tenemos que concluir que los colegios privados son un poder que tiene secuestrados a nuestros hijos y mucho peor, el futuro de los mismos y de paso el de la sociedad dominicana y que el gobierno no puede imponerles el imperio de la ley porque a fin de cuentas quienes terminarán perdiendo son nuestros hijos que se encuentran victimizados. Evidentemente, los colegios representan única y exclusivamente un negocio igual que cualquier otro, que en el camino de agenciarse beneficios económicos no repara en el sacrificio de principios fundamentales de la educación, como son la vocación y el servicio a la comunidad.

En las circunstancias descritas y con los hechos presentes quizás este sea el momento apropiado para que los dominicanos saquemos a nuestros hijos e hijas de los colegios privados, tal como sugirió la representante de la Asociación de Colegios Privados; pero no en número de diez o veinte, porque ellos seguro ya han calculado que si algo así sucede no tendrán perdidas sustanciales; pero sí en cambio lo hacemos todos, le demostramos a estos empresarios de la educación que para hacer negocio, tienen que contar con nuestros bolsillos y que nosotros no estamos dispuestos a aguantar la extorción que pretenden hacernos.

Este podría ser el momento para que la comunidad de padres, los estudiantes universitarios, los maestros decentes que aún quedan y toda la sociedad haga el trabajo voluntario que se requiere para levantar el nivel de la educación en nuestras escuelas públicas, así como la presión necesaria para que el gobierno escuche y resuelva nuestras necesidades de educación.

Quizás podemos educar nuestros hijos en las escuelas públicas y conseguir los mismos resultados que obtuvieron los jóvenes de la promoción del 1987 del Liceo Fabio Amable Mota a través del trabajo voluntario y así seríamos un ejemplo vivo de que una buena educación no es la que acomoda a nuestros hijos para que sean indiferentes, serviles y esclavos del capital y muy por el contrario promovemos la educación de ciudadanos libres, comprometidos, solidarios, respetuosos y que se involucren con la calidad de su propio proceso educativo, para ir haciendo las bases de un mejor país.

Esto puede parecer un sueño en una mente romántica; pero el que alguien lo haya hecho antes quiere decir que se trata de un sueño realizable. No digo que sea una tarea fácil, pero como en mi vida he aprendido a dudar de la bondad de cualquier cosa que lo sea, entiendo que todo lo realmente bueno me reclamará un alto esfuerzo y pienso que no hay una causa más merecedora de nuestro esfuerzo que la causa de la educación de nuestros hijos, para la cual ya hemos llegado al colmo de ser rehenes de los delincuentes que corrompen a nuestros pequeños y pequeñas desde las aulas donde los enviamos en busca de claridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: