ANDREA

Para ella el amor era cosa práctica

sin ceremonias.

Pretendí robarle un beso

y sin reparos

entregó todo lo que no debía a los prestamistas

sin esperar intereses

ni ajustes por inflación.

La semana siguiente

con la formalidad de quince años recién cumplidos

le pedí ser mi novia

y sin pensarlo un instante

me refirió a su hermana

como se hace con las carta mal remitidas

en cuyo interior van palabras

muy poco importantes

como para merecer de entrega especial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: