II

Bajo el brazo

los sueños de quien navega al infinito

cada paso es un triunfo

que le robo a los de la fila del consulado

en la Máximo Gómez y Pedro Henríquez Ureña.

Subir

retar las nubes

para descender lenta y pesadamente

aplastando los edificios de la ciudad

andar autómata

como una mosca hacia la luz

responder preguntas incomprensibles

con razones inventadas

para ser vomitado en Queens.

En esta esquina

se perdió la mano que cortó el cordón umbilical

y confundido

no encuentro la pista hacia el ombligo robado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: