VERANO DEL 87

En esos días

compartimos el locrio de Pica Pica de cada tarde

a la salida de la escuela

unos jugaban dominó

a la sombra de los desnudos muros del hogar

y otros

sentados sobre las tumbas del cementerio viejo

majábamos almendras.

Lentamente

pasaron todas las horas

el verano se ha borrado de las fotografías

de las sonrisas de entonces

sólo quedan muecas retorcidas

y los muchachos

se desvanecieron con la caída del sol.

Ahora que no hay

Jóvenes

locrio

ni Pica Pica

sólo queda majar almendras

sobre las tumbas vacías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: