RIKERS ISLAND

Ella jugaba con un chico en brazo

mientras empujaba el cochecito

con su pie izquierdo

sentada en las escaleras del edificio.

El chulo iba y venía

apuesto

bien vestido

el pelo pegado en gelatina

y los pantalones a dos pulgadas de las rodillas.

Esta vez volvió

no la besó en la boca

porque eso no es cool en estos tiempos

y la próxima vez que volvieron a verse

ella llevaba un niño en brazo

agarraba otro de la mano

y arrastraba un cochecito nuevo

en el día de visitas de Rikers Island.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: